La teoría y la práctica como un solo objetivo: el bicentenario de la bicicleta

Posiblemente al escuchar sobre charla inteligencia emocional, nos imaginamos un auditorio, personas en traje hablando por horas, pero no toda charla implica que estaremos sentados. De esta manera lo hicieron saber durante el bicentenario de la bicicleta, celebrado en la ciudad alemana de Mannheim, en donde se reunieron en una conferencia internacional a expertos de todo el mundo como conferencista inteligencia emocional, incluso de América Latina.

La idea primordial consistía en la creación de un puente entre la teoría y la práctica en la primera conferencia internacional sobre la bicicleta llevada a cabo en 2017 en la ciudad alemana de Mannheim, a raíz de la celebración de los doscientos años de dicha invención.

La salud, los beneficios económicos, la seguridad, los sistemas para compartir bicicletas, la intermodalidad, las políticas y estrategias, el diseño de infraestructuras, y el comportamiento de los ciclistas, tan solo fueron algunos de los aspectos analizados mediante estudios y ejemplos concretos sobre iniciativas que han venido llevándose a cabo en distintas partes del mundo.

Entre los que destacó el proyecto de origen colombiano referente a la creación de la primera carretera para bicicletas de América Latina, a la que se denominará ‘Quinto Centenario’ con vistas a ese aniversario de la fundación de Bogotá.

Dicho proyecto cuenta con una extensión de 27 kilómetros, y el mismo unirá el sur y el norte de la capital colombiana, desde el Parque El Tunal hasta la Calle 170. Se prevé que tendrá alrededor de 30.000 usuarios diarios, lo que permitirá el ahorro de «67.000 toneladas de emisiones de efecto invernadero entre 2017 a 2030”.

De esta manera lo explicó Sarah Schneider, quien es la asesora para el fondo y quien ha dado una de las mejores charlas de inteligencia emocional, ‘Cities Finance Facility’ de la red de ciudades C40. Aparte de las ventajas medioambientales que ofrece, también aportará beneficios sociales gracias al «acceso de oportunidades laborales para la gente que vive en el sur y en el norte”.

Este se trata de un proyecto que resultó como uno de los ganadores durante la primera convocatoria del fondo ‘Cities Finance Facility’ (CFF) que se ocupa de promover la adopción de acciones y medidas que resulten efectivas a fin de luchar contra el cambio climático en las ciudades. De esta manera, Bogotá cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, la Agencia de Cooperación Alemana GIZ y C40 en lo que respecta al diseño y a la definición de la estrategia de financiación, así como un aporte de 3.500.000 euros del Ministerio alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) y 2.300.000 millones de dólares de USAID que financian el fondo CFF.

Esta previsto que se inicie su construcción, el mismo tendrá una duración de dos años debido a que es «una infraestructura muy completa” y que conlleva un «impacto transformador de la ciudad”, de esta manera lo aseguró la alemana, que además destacó que puede ser «un ejemplo que otras ciudades pueden replicar» en beneficio de todos sus habitantes y del mundo.