Si te inicias en el mundo del ciclismo, estos son algunos consejos prácticos que debes considerar

Es importante dosificar el esfuerzo ya que más no significa que ha sido mejor. Solo estudiar sin ejercer una actividad física de provecho, puede condenarte a sufrir de dolores de espalda y cervical, aseguran los estudiantes del foro EAE online opiniones.

Por eso, se recomienda que practiques una actividad física. Debemos ser prudentes a la hora de comenzar con el entrenamiento y tener conocimiento de que las cargas deben ubicarse en una progresión lógica a fin de que se generen adaptaciones.

Si es la primera vez que montas en bicicleta, entonces los primeros días será suficiente con una hora. La recomendación es montar en días alternos, de esta manera el cuerpo puede recuperarse lo necesario. Al cabo de un mes ya se puede empezar a incrementar el tiempo de salidas, mientras que en tres meses ya se pueden afrontar las primeras cuestas de importancia.

Cuando se trata de los dolores, podemos iniciar por el sillín, ya que en él recae todo el peso del cuerpo. Inicialmente esta zona puede doler, pero en la medida que pasa el tiempo tales molestias disminuyen y desaparecen. Lo importante es saber que esas molestias son normales y no tienen que ver con el sillín.

En la medida en que el recorrido sea más largo, mayor será el esfuerzo al que estará sometido esta zona. Si deseamos evitar irritaciones, entonces se sugiere el uso de pantalones que son especiales para ciclista, ya que tienen una zona de tejido que amortigua el periné, pero además se debe mantener una buena higiene en la zona, a fin de impedir la proliferación de bacterias debido a la humedad del sudor.

Durante los primeros recorridos si excedemos nuestra capacidad se puede sufrir del típico calambre en un gemelo o en los cuádriceps. También es posible que aparezca debido a alguna posición incorrecta en la bicicleta o por la inadecuada hidratación o ingesta sólida.

Cuando aparece un calambre se debe parar para estirar el músculo que se ha visto afectado. Es importante entonces, bajar el ritmo y tratar de llevar una cadencia de pedaleo más elevada a fin de poder llegar a casa sin seguir sufriendo de dichos tirones.

En otras ocasiones posiblemente se haga presente un dolor en la zona lumbar o en el hueso sacro, habitualmente se deben a tirones musculares o desviaciones de las pequeñas articulaciones de los discos vertebrales. En tal sentido, se recomienda ajustar bien el sillín y la altura del manubrio. Otro aspecto que no debemos dejar a un lado, es pedalear con una buena técnica y levantarse de vez en cuando, estos son los factores que resultan claves a la hora de relajar la espalda.

Otra recomendación es realizar abdominales tres veces por semana, con las rodillas bien flexionadas. Generalmente, las molestias en la espalda se deben a un exceso de tono lumbar y a la carencia de tono abdominal.

Si se cuenta con una posición incorrecta del sillín y del manubrio, esto producirá molestias en la musculatura de la nuca. Con el fin de prevenir o aliviar estas molestias resulta imprescindible que se efectúen de manera regular algún tipo de actividad especial compensatoria como yoga, estiramientos, Pilates, entre otros.